ConsejosReformas

Afrontar una reforma imprevista: el nacimiento de un bebé

Por 11 septiembre, 2017 Sin Comentarios

Afrontar una reforma imprevista: el nacimiento de un bebé

La llegada imprevista de un bebé puede suponer un problema para aquellas viviendas que no se encuentren adaptadas correctamente. Muchas parejas, ante la llega de un nuevo miembro de la familia, contactan con nosotros para reformar sus viviendas. La llegada de un bebé transforma no sólo nuestras vidas, si no nuestro entorno vital y la forma de vivir en el hogar. Por eso, es muy importante saber adaptarse llegado el momento.

Aprovechar los meses antes de la llegada del bebé para realizar una reforma integral o parcial de la vivienda, puede ser el momento óptimo para elaborar el proyecto y sacar el máximo provecho del espacio disponible. Realizar esta reforma imprevista puede traernos dolores de cabeza si no prevemos algunas cuestiones.

Uno de los primeros espacios que debemos adaptar es el espacio que ocupará el bebé. Si no contábamos con su llegada, es posible que tengamos que adaptar y desocupar otra de los dormitorios de la vivienda. También deberemos prever donde va a dormir durante las diferentes etapas. Lo normal es que durante los primeros meses de vida duerma en la habitación de sus padres, aunque depende de las preferencias de éstos y de las necesidades de cada familia.

Redistribución de la vivienda

Como hablamos hace unas semanas, la distribución de la vivienda varía en función de las necesidades familiares en cada caso. Por eso, la llegada inesperada de un bebé puede ser el momento idóneo para replantearnos cambiar la distribución de nuestra vivienda. Por ejemplo, acercando la habitación de los padres al dormitorio del bebé, levantando muros si no contábamos con dicha habitación o incluso abriendo una ventana si el dormitori o no cuenta con luz natural suficiente, teniendo que realizar una reforma imprevista.  La distribución de las habitaciones cobra vital importancia en estos casos. Una reforma integral redistribución de la vivienda es fundamental.

La habitación del bebé

Adaptar una habitación que dedicábamos a otro uso para convertirla en la habitación del bebé no es tarea fácil. Debemos vaciar completamente el dormitorio y controlar que la habitación cumpla con todas las medidas de seguridad suficientes. Si nuestra habitación tiene las paredes en mal estado, debemos reparar los revestimientos así como darles una nueva capa de pintura. También deberemos controlar que no haya cables salientes o enchufes en mal estado.

De igual manera deberemos revisar el suelo. Si tenemos moqueta o tapices tipo alfombra, debemos plantearnos la posibilidad de cambiarlos o reparar el suelo. 

Sistemas de calefacción

Si nuestro bebé llega en invierno debemos planificar nuestra reforma inesperada incluyendo un sistema de calefacción. Éste nos permitirá caldear la casa en invierno. De poco nos servirán las mantas y las alfombras con el recién nacido. Aunque bien pueden ayudar a evitar la pérdida de calor y conseguir reducir el gasto energético. Así que si estás planteándote hacer una reforma integral en tu vivienda, aprovecha la oportunidad para incluir un sistema de calefacción o la instalación de radiadores. Si ya posees este tipo de instalación en casa, quizás ha llegado el momento de hacer limpieza de calderas y radiadores. Éstos acumulan mucha suciedad o pueden que se encuentren en mal estado. Asegúrate de que se encuentran en estado óptimo y que no presentan anomalías, especialmente si el peque llega en periodo invernal.

Lo mismo ocurre con el agua caliente. El bebé requerirá higiene continua y regular. Por eso, debemos comprobar que la instalación de agua caliente funcione en condiciones óptimas. También deberemos plantearnos dónde bañaremos al bebé. Igual ha llegado el momento de cuestionarse una difícil decisión: ¿bañera o plato de ducha?. Si quieres cambiar la bañera por un plato de ducha no dudes en consultar con nuestros arquitectos.  Éstos te asesorarán sobre cuál es la opción que más se adapta a tus necesidades.

Aislamiento térmico

El aislamiento de nuestra vivienda es otra de las cuestiones claves que debemos revisar. Una buena instalación de ventanas y puertas con cerramientos adecuados no sólo nos evitará la pérdida de calor. También contribuirá al mantenimiento óptimo de la temperatura en la habitación del bebé. Por eso, si tienes ventanas que no cierran adecuadamente, o puertas correderas cuyos cierres han dejado de funcionar, la llegada del bebé puede ser el momento óptimo para plantearte hacer la reforma que necesita tu vivienda.

 

En definitiva, para afrontar la llegada inesperada de un nuevo miembro de la familia, debemos plantearnos diversas cuestiones en relación a nuestra vivienda. Si es segura, está bien distribuido o si cuenta con los sistemas de calefacción y cerramientos adecuados. Por eso, si necesitas hacer una reforma imprevista, ya sea integral o parcial en Madrid o Barcelona, pídenos presupuesto sin compromiso. Nuestro equipo te ayudará y asesorará durante todo el proceso, elaborando un estudio personalizado según tus necesidades económicas y familiares.

 

 

Dejar un comentario